Avances significativos en los preparativos para las reuniones de familias coreanas separadas


En el día de hoy Corea del Sur y Corea del Norte realizaron el intercambio de la lista final de miembros de familias separadas que participaran en la próxima reunión a celebrarse a finales de este mes, según informó el Ministerio de Unificación. La Cruz Roja Nacional fue la encargada de entregar la lista de los 90 surcoreanos que desean reencontrarse con sus familiares del Norte. Del lado de Kim Jong Un, fueron 97 los norcoreanos incluidos en la lista.

Este intercambio se da en razón de las conversaciones mantenidas el mes pasado entre Seúl y Pyongyang, donde se acordó que entre el 20 y el 26 de octubre se llevarían a cabo las reuniones intrafamiliares en el complejo vacacional de la montaña Kumgang. Hong Yong-pyo, ministro de Unificación, dijo a los parlamentarios de su país que todos los preparativos para las reuniones marchan sin problemas.

Son más de 66.000 los surcoreanos que esperan el reencuentro, convirtiéndose en una cuestión de carácter humanitario que siempre ha estado en la agenda de ambos países. La avanzada edad de los ciudadanos involucrados, hace que la urgencia sea la pauta que determine el proceso. Se estima que hasta el día de hoy fueron 129.700 las personas que presentaron la solicitud para estos eventos de reencuentro, pero alrededor de la mitad de los suscribientes fallecieron, muchos de ellos con la ilusión viva de ver a aquellos rostros que la Guerra de Corea borró de su existencia.

Mientras esto avanza, se conoció en el día de hoy parte de la agenda temática que se tratará en el encuentro diplomático entre Seúl y Washington. Según informó el embajador de EE.UU en Corea del Sur, Mark Lippert, la cuestión del programa nuclear y balístico de Corea del Norte “se discutirá con firmeza” durante la próxima cumbre entre la primera mandataria Park Geun-hye y su par norteamericano, Barack Obama. Las resoluciones del Consejo de Seguridad de as Naciones Unidas darán el marco para la discusión de estos temas, añadió el diplomático.

La cuestión en la Península transitará por estas idas y vueltas hasta que de los dos lados se llegue a una alternativa de dialogo que deje de lado las diferencias históricas y pregone el bien común de sus conciudadanos. Mientras tanto la diplomacia y las muestras de buena voluntad serán los instrumentos para allanar el camino y evitar cualquier escalada de violencia.

Fuente: YonhapNews.co.kr / hiroshi@xiahpop.com


Amante de la literatura, el cine y todo aquello a través de lo cual se sublime la condición humana. Mirando a Asia pero con los pies firmes en Latinoamérica.