¿Hay comida vegana o vegetariana en Asia?

3 min


Si algo resalta al instante al pensar en la gastronomía de Asía Oriental, comparándola con la nuestra, es la mayor cantidad de verduras, legumbres y cereales que consumen ¡Pero eso no significa que no coman carne! Hoy les contamos si es posible continuar con la dieta vegana o vegetariana en el Lejano Oriente.

Muchos platillos, en especial los de días festivos, llevan carne, aunque en su mayoría blanca. Es por eso que tener una dieta vegetariana o vegana allí no es tan sencillo como pareciera. De hecho, es curioso ver como muchos creen que el pescado está incluido en este tipo de dietas…

Por eso quiero darte unos tips para saber con que te encontrarás al visitar cada uno de estos países si eres vegano o vegetariana.

China

Quizá a un vegetariano no se le dificulte tanto encontrar opciones, pero los veganos deben tener cuidado con un ingrediente: el huevo, un básico en la gastronomía de este país.

Suan La Tu Dou Si, plato de papas y chile salteados.

También existe la posibilidad de que los platillos vegetariano o veganos sean cocinados en el mismo sitio donde antes se cocinó carne. Por ello siempre es mejor ir a restaurantes especializados.

Algunos platos recomendados: Baozi, Suanla Tudousi, Jiachang Tofu.

Japón

Es más abierto, sin embargo la base de sus condimentos es el caldo Dashi el cual está hecho de bonito seco, un tipo de pez, y es utilizado incluso en el arroz.

Nasu Dengaku, berenjena condimentada y asada.

Un buen punto es que existen hoy apps y sitios de Facebook, como The Happy Cow y Vegan Japan, con información dada por la comunidad sobre restaurantes con menús veganos. Las opciones mas sencillas de comida son: Tempura, Nasu Dengaku y Narizu Yodofu.

Corea

El vegetarianismo es conocido por cuestiones religiosas, pero el veganismo recién se está empezando a hacer conocido como un estilo de vida y por eso se suma la dificultad de los precios elevados.

Por otro lado el kimchi, presente siempre, suele sazonarse con anchoas, por ello es mejor optar por opciones naturalmente veganas como el Oisobagi Kimchi.

El punto fuerte del país son las especias que se basan en vegetales y legumbres como: Gochujang, a base de poroto, salsa de soya, y distintos fideos de verdura siendo los de batata utilizados para el Japche.

Kimchi a base de pepino, debe comerse en el día.

Malasia

Es un pequeño paraíso, su doble influencia de India, donde por la religión la dieta es mayormente libre de carne; y del budismo chino, con arroces y tofu son los protagonistas.

Laksa, una sopa china con variante vegana.

Es el lugar donde más difundido esta el Seitan, una preparación a base de gluten de trigo que se parece a la carne y siempre es acompañado de múltiples vegetales, setas y frutas cocinados de distintas maneras, nada aburrido.

Por ello, casi todos las comidas como Laksa o Satay se adaptan fácilmente ¡Solo debes pedirlo!

Tailandia y Taiwan

Con una gastronomía resultado de múltiples influencias son de los sitios más fácil a la hora de comer.

Por su religión, los platillos típicos pueden pedirse sin carne e incluso en algunos casos reemplazarlo por tofu, no usan muchos lácteos pero si salsa de ostras.

Seitan, de gluten de trigo, que simula ser bife de carne.

En Tailandia también hay restaurantes locales donde hay un menú exclusivo para de comida vegetariana o vegana. Estos restaurantes son conocidos como restaurantes Jay o Jey.

Por su parte Taiwan desarrolló una tendencia a tratar que la comida vegana se vea como carne. Lo bueno es que los ingredientes a base de soya, setas y tofu están disponibles en todos ellos.

¡Lo importante es siempre dejar en claro tus preferencias!

Foto: Pixabay License | Redacción: Lau Cerrano © 2020 Todos los derechos reservados a Xiahpop®


Lau

¡Hola! Soy Laura, y desde Buenos Aires, Argentina ¡Quiero ayudar a difundir la cultura asiática! Editora de Contenidos, Fotógrafa, Cocinera y Reportera. Mis pasiones son cocinar, leer, el arte y sobre todo viajar, por eso realice coberturas de festivales, cursos, inauguraciones y charlas de todo tipo. Por tomar clases de idiomas, cocinar con importantes chefs, charlar con escritores y lectores y entrevistando a artistas plásticos, literarios y musicales aprendo cada vez más y quiero que llegue al mayor público que se pueda.