La leyenda de las mil grullas de papel

2 min


Las grullas de papel siempre han sido “mágicas” en Japón. Una antigua leyenda japonesa dice que si doblas 1000 grullas de papel, se te concede cualquier deseo que pidas…

Mil grullas de papel…

En realidad, cuando le pregunté a mi profesor si era verdad, me respondió que ésta práctica tiene una lógica (como la mayoría de las cosas en Japón):

Si una persona tiene la paciencia y dedicación para doblar 1000 grullas, la tendrá para alcanzar cualquier objetivo que se proponga.

Más tarde se han convertido en un símbolo de la paz mundial gracias a la historia de Sadako Sasaki.

Las grullas y Sadako Sasaki

Sadako Sasaki era una niña fuerte y atlética. Cuando Sadako tenía dos años, cayó la bomba atómica en Hiroshima, en 1945. Fue años después cuando un día, mientras jugaba, cayó al suelo. A Sadako le diagnosticaron leucemia, la que por aquel entonces también era llamada “enfermedad de la bomba atómica”.

Mientras estaba hospitalizada, una amiga le contó a Sadako la leyenda de las grullas, y ella se puso manos a la obra, a construir 1000 grullas, pidiendo a los dioses poder correr otra vez. El 25 de octubre de 1955, antes de haber completado las 1000 grullas, Sadako murió, teniendo sólo 12 años. Nunca abandonó. Estuvo haciendo grullas hasta el momento de su muerte.

El homenaje y el monumento

Poco después sus amigas publicaron un libro con su historia, y las cartas que Sadako escribió, y gracias a ello, consiguieron recaudar fondos para ayudar a los niños enfermos, y que se creara un monumento en honor a su amiga. El monumento reza:

“Este es nuestro llanto. Esta es nuestra plegaria. Paz en el mundo”.

Se ha hecho tan famoso, que a día de hoy hay varias estatuas de Sadako en distintas ciudades del mundo, y existe la fundación Sadako para ayudar a los niños enfermos. Gracias a Sadako, la grulla de papel se ha convertido en un símbolo mundial de paz y amor.

Monumento a Sadako en Hiroshima

Además, cuando alguien quiere pedir un deseo, hace 1000 grullas de papel en honor a Sadako, las enlaza con un hilo, y las pone en un sitio visible. La fundación Sadako, si se las mandas, se compromete a dejarlas en la base de la estatua, donde hay miles de grullas que envía gente de todo el mundo. También se dice que hacer 1000 grullas y regalárselas a alguien es un gran gesto de preocupación, devoción y amor.

¿Están pensando en hacer este gesto con gran simbolismo en Japón? Les dejamos este video para que aprendan a realizarlas:

Fuentes: Las 1000 grullas from Makiko Sese | Imágenes: Lilliane YC en Pixabay  Armin Forster en Pixabay  Video:
chicaorigami Redacción: Sakura © 2014 Todos los derechos reservados a Xiahpop®