Corea lucha contra el molka: “¡Mi vida no es tu porno!”


Cabello corto, barbijo, una mano sosteniendo una pancarta y la otra sosteniendo la mano de una compañera mientras marchan.

Así vemos caracterizadas a muchas de las mujeres coreanas feministas, presentes en la lucha por la igualdad de género y respeto. Actualmente también tratando de destruir al molka.

MOLKA

Molka se le llama a los videos que se filman de manera oculta con pequeñas cámaras en los baños y vestidores femeninos de shoppings, en escuelas y universidades. Para luego ser subido a diferentes páginas en la web.

Este tipo de videos se propagan de manera muy rápida en las redes y páginas, y desafortunadamente son muy populares en Corea del Sur.

 

Sabemos que Corea del Sur es uno de los países con tecnología más avanzada y velocidad de Internet. Entre los años 2013 y 2017 se dieron a conocer más de 6.000 casos de molka.

LA ESTACIÓN DE HYEHWA: LUGAR DE PROTESTA

En el mes de junio de este año se llevó a cabo la protesta más grande realizada por mujeres en la historia de Corea del Sur. Más de 22.000 mujeres de todas las edades se manifestaron con pancartas que tenían la leyenda “Mi vida no es tu porno” o “No soy tu porno coreano”.

Algunas de las presentes incluso se raparon el cabello en ese momento de manera voluntaria como muestra de apoyo a la causa, y fueron alabadas con aplausos. Tapando sus rostros por temor a las represalias. Recordemos que hace solo un par de semanas atrás, dos chicas fueron golpeadas por tres hombres por tener el cabello corto y ser asociadas al movimiento feminista. La protesta fue organizada por el grupo conocido como Courage to be Uncomfortable.

La primera protesta, realizada el 19 de mayo, convocó 12.000 mujeres. El motivo principal fue el caso de una mujer llamada Ha Ye Na, ella subió a la web una foto de un modelo desnudo, fue presa y condenada en menos de un día. Cuando los casos de molka de mujeres en la actualidad se calculan que son de 18 por día. El problema es que al sólo fotografiar o grabar las partes íntimas femeninas y no los rostros, no se puede realizar una clara denuncia. Es más, en los casos que se realizan las denuncias, los acusados solo obtienen multas por pornografía. Y solo si la policía decide actuar al respecto.

“Cómo el público reacciona ante las víctimas femeninas y masculinas es muy diferente. Mientras que un crimen contra una víctima masculina recibe atención crítica, el video de una víctima se considera como otro video de pornografía más.”  fue una de las frases que utilizaron para encabezar esta protesta.

Alentando a las jóvenes a ponerse firmes y reclamar por sus derechos, este movimiento recibió toda la atención. Dejando expuesta a la sociedad que hace la vista gorda a un problema que está en aumento y todavía no encuentran la forma de darle un final definitivo.

CAZADORAS DE CÁMARAS OCULTAS

Así se llama el grupo compuesto meramente por mujeres y que se encargan de buscar cámaras ocultas en los baños, vestidores y otros espacios públicos de diferentes lugares de la ciudad.

Para luchar contra los casos de “molka”, la policía ofrece recompensas a aquéllos que los señalen y la municipalidad de Seúl reclutó a decenas de mujeres para desenmascarar las cámaras ocultas.

No obstante, los legisladores surcoreanos están tomando medidas y organizaron a un equipo de mujeres en Seúl para que inspeccione los baños públicos de la ciudad en busca de cámaras escondidas. Con detectores portátiles, los miembros del equipo revisan los baños, incluyendo los inodoros, las manillas de las puertas y los porta-rollos de papel higiénico.

“Mi trabajo es asegurarme de que no haya cámaras para filmar a las mujeres mientras van al baño”, dijo Park Kwang-Mi, miembro del equipo, a AFP.

El aumento drástico de crímenes molka coinciden, precisamente, con el auge del smartphone, y Corea del Sur tiene el porcentaje más alto de saturación en el mundo.

Prácticamente más del 90% de la población en Corea del Sur tiene smartphone. La mayoría de los hombres que son sorprendidos en el metro tienen entre veinte y treinta años y cuentan con estudios superiores. Se arriesgan a multas de desde 10 millones de wons (8.900 dólares) hasta cinco años de prisión.

Fuente: Korean Expose


Like it? Share with your friends!

Lauruku

Ente que habita en la bella ciudad de los vientos, en el sur patagónico argentino. No tengo una especialidad, solo me tiro un poco más por el K-Pop. Un chisme por acá, una canción por allá, algo así. Nada complicado. Principiante y estudiante de la cultura oriental.