Omamori: que Kamisama te proteja…


El Omamori (お守り) es un amuleto de buena suerte muy extendido en Japón. Lo hemos visto en infinidad de animes, doramas y películas, pero poco sabemos de su origen, el significado y cómo obtenemos uno sin necesidad de ir a un templo japonés.

Omamori proviene del verbo mamoru (守る) que significa proteger, cuidar, defender. El artilugio viene de la religión shinto, según el cual, hay un dios para cada cosa.

Estos amuletos, son pequeñas bolsitas de tela, que contienen un papel con una oración escrita por un monje, invocando protección de algún dios. Cada bolsita lleva escrito el nombre del templo donde se ha comprado por un lado, y el del dios protector, por otro.

No debe abrirse nunca, ya que de lo contrario, se anularía la protección.

Un omamori dura toda la vida, aunque es común comprarse uno nuevo al acudir al templo en Año Nuevo, ya sea porque es tradición o porque el anterior está muy deteriorado. En estos casos, hay que quemar el omamori antiguo, para pasar la protección al nuevo. Se piensa que es de mala suerte desechar el amuleto. Quemarlo es considerada una forma de expresar gratitud y renovación, mientras que desecharlo, una ofensa a los dioses.

Algunos tienen más de un omamori encima, otros piensan que es mejor tener sólo uno, o los dioses pelearían entre sí.

Hay muchos tipos de omamori. A continuación los vamos a describir:

Anzan: para las mujeres embarazadas (anzan significa parto fácil). Según la tradición deben colocarlo cerca del vientre, para que también esté en contacto con el bebé.

En-musubi: específico para aquellas personas que quieren encontrar el amor, que desean mantener su pareja o tener éxito en el matrimonio. El dios que les protege es el dios de las parejas, llamado En-musubi.

Kotsu Anzen: para conductores o viajeros en general.

Gakugyo Joju: para los estudiantes, sobre todo durante la época de exámenes. El dios que les protege es el de la escritura, la poesía y los estudios.

Kanai Anzen: ayuda a la curación de personas enfermas.

Shobai Hanjo: proporciona dinero, éxito en los negocios, prosperidad.

Hoy en día el uso de omamori se ha comercializado y se pueden encontrar como estampas de auto, adornos para celular, tarjetas de crédito, etc. Incluso hay omamoris con personajes como Hello Kitty y Mickey Mouse.

Uno de los momentos más emotivos que vi en un manga shoujo, fue cuando la protagonista le hizo un omamori a mano a su amado. Y de hecho fue lo que motivó esta entrada.

Para lo que no tenemos la suerte de viajar a Japón para obtener uno de estos amuletos, podemos hacerlos con nuestras propias manitos y esperar que funcione casi tan bien como uno hecho por un monje.

Les traigo dos formas de hacer su propio omamori: uno de tela y uno en origami (ya que las telas con motivos japoneses son más difíciles de conseguir que el papel). Las instrucciones están en cada foto.

Omamori de tela

Origami de Omamori







¿Cómo sabemos qué poner en la oración?

Usualmente la oración del omamori se escribe en un papel y se mete dentro del amuleto.

Se pueden escribir en el idioma que quieras, a mí me gusta hacerlo en japonés para que parezca más un omamori. En general se escriben no más de cuatro kanjis.

El nudo característico de los omamori es más fácil de lo que creen:

¿Cuántos de ustedes se animan a hacer su propio omamori?

Fuente: handmade.xsrv.jp


Like it? Share with your friends!

SakuraArg

Encargada de iniciarlos en los sutiles recovecos del idioma y la cultura japonesa (como para que no se manden ninguna burrada al cruzarse con un nipón), y especialista en las divas del porno cute, es la responsable de llenar Xiahpop con flores de sakura y sacar el yuri que hay en tí (aunque seas hombre).