[Reseña] «La muerte del comendador» de Haruki Murakami


Nos reencontramos en esta ocasión con motivo de reseñar la nueva obra del autor japonés más importante de las postrimerías del siglo XX y sin dudas figura clave en el desarrollo de la literatura nipona del nuevo milenio: La muerte del comendador de Haruki Murakami.

Con una larga fila de admiradores (y otros tantos detractores) ha logrado consolidar una obra prolífica, diversa y cada vez más desafiante en su modo de ilustrar la imaginación del autor.

La muerte del comendador

La muerte del comendador – 騎士団長殺し –

La muerte del comendador – 騎士団長殺し – que en su traducción al español  ha sido publicada por Tusquets en dos tomos (2018-2019), es antes que nada, una pieza única en el universo Murakami. No sólo por los elementos de la trama que para muchos pueden ser reflejos de temáticas ya tratadas por el autor; sino por el ritmo que le imprime al relato convirtiéndolo no solo en su novela más larga, sino también en aquella más criptica, exigiendo del lector una cuota de paciencia importante para llegar al final.

La historia

Nuestro protagonista es un hombre de mediana edad, un pintor que ha logrado poner su refinada técnica al servicio de una labor. Este trabajo no le entusiasma en absoluto pero le permite sobrellevar los vaivenes de la economía diaria: hacer retratos por encargo. Su vocación devenida en medio de subsistencia no parece ser su única frustración… ya en las primeras líneas del relato nos damos cuenta de que su pareja se encuentra en crisis.

Producto de ese doble dilema, intentando encontrar el curso de su vida artística y su vida personal, emprende un viaje sin rumbo por Japón, munido solo de un equipaje liviano y un automóvil destartalado que apenas lo lleva hasta la próxima gasolinera. Es en esta primera etapa de su viaje donde los elementos fantásticos comienzan a vislumbrarse, aunque exijan más de la intuición del lector que de la evidencia del autor en su presentación en la trama.

Es el destino final de esa travesía, la antigua casa familiar de su mejor amigo (espacio que supo ser por muchos años el estudio del misterioso pintor Tomohiko Amada) a quien ya los años lo han depositado en una nebulosa de recuerdos e incertidumbres. A partir de la estancia en ese lugar es donde la historia sufre un vuelco desconcertante y del que solo nos podemos recuperar en las ultimas líneas de esta novela. Los nuevos personajes que aparecen entretejen su trama con la del protagonista y se convierten en piezas de un rompecabezas que en cierto punto del relato nos frustra y nos lleva a pensar que la posibilidad de una resolución narrativa es imposible.

Crítica

Las cuotas de realismo mágico a las que recurre Murakami aumentan en intensidad página tras página, combinando recursos estilísticos y narrativos presentes en toda su obra. Sin embargo también incorpora un elemento de innovación que transforma a “La muerte del comendador” en un ensayo atemporal sobre la experiencia de los humanos en este plano de la existencia.

La música clásica, la descripción exhaustiva de paisajes y comidas, los guiños a una sexualidad entre conservadora y desenfadada y la evocación de una crisis creativa son elementos que hallan en esta novela espacio en el que desarrollarse, claro que con un halo de misterio y magia que en varias ocasiones nos resulta desconcertante.

La última novela del escritor japonés se nos revela entonces como un ensayo de largo aliento sobre la experiencia íntima del artista, el vínculo con su obra y las tribulaciones que un alma en pena pueden imprimir sobre la realidad. Un manifiesto existencialista que se demuestra atemporal y que sin dudas conjuga en cada uno de sus páginas la medula de la literatura de Murakami.

¿Querés leer más de Haruki Murakami?

Redacción: Gaston Vena (Hiroshi) © 2019 Todos los derechos reservados a Xiahpop®


Like it? Share with your friends!

Hiroshi

Colaborador de Xiahpop en temáticas culturales. Entusiasta del cine y la literatura asiática. Torpe ejecutor del «gaman», el arte japonés de la paciencia. Desde Argentina miro Asia con el objeto de rescatar de lo milenario todo aquello que reinterpretado a través de nuestras raíces latinoamericanas nos permita hacer una mixtura enriquecedora, un doble dialogo en el tiempo y el espacio