“The Fatal Encounter” de Lee Jae-gyu


Las historias inspiradas en la Dinastía Joseon se han convertido en una de las temáticas más exploradas y mejor tratadas por la cinematografía coreana. Esto fue así desde los inicios del cine en ese país, pero en la última década ha tenido una renovación con la inclusión como protagonistas de actores populares, generalmente conocidos por su participación en los dramas del primetime. En esta ocasión compartiré con ustedes la reseña de “The Fatal Encounter”, del director Lee Jae-gyu y protagonizada por Hyun Bin.

The Fatal Encounter” (역린) nos sitúa en 1777, justo un año después del ascenso del Rey Jeongjo (Hyun Bin) al trono. Envuelto en un conflicto entre las facciones Noron y Soron, su Majestad vive en continuo peligro, siendo objeto de todo tipo de traiciones y planes urdidos en las sombras. No puede confiar en nadie y muchos menos en aquellos que más cerca están. Reparte sus días entre las tareas propias de un monarca y el cultivo de su cuidado personal, tanto en el plano intelectual como en el físico. El miedo no le es esquivo y la compañía de su fiel secretario Sang-chaek es lo único que logra apaciguar ese constante estado de alerta.

Del otro lado encontramos a las altas esferas del gobierno, que con el objetivo de imponer sus intereses personales antes que el bienestar del pueblo, traman el asesinato de Jeongjo. En esta ocasión será el turno de un asesino a sueldo especialmente seleccionado, un hombre de sangre fría conocido por su toque letal. Las miserias palaciegas quedan en evidencia desde un primer momento, mientras que las historias personales de los diferentes protagonistas se cruzaran hasta converger en el lugar clave de la película: los aposentos del Rey.

El Rey Jeongjo gobernó el destino de la Península desde 1776 hasta 1800, año en el que falleció, en una situación que aun no está del todo clara. Popularmente fue llamado el “Rey de la Desgracia”, ya que desde muy chico se vio involucrado en situaciones traumáticas y dolorosas, tal como el asesinato de su padre en manos de su abuelo, el Rey Yeongjo. En su primer año como mandatario sobrevivió a siete intentos de asesinato, todos ellos producto del enfrentamiento entre las facciones Noron y Soron. “The Fatal Encounter” está inspirada en el Jeongyuyeokbyeon, uno de las tantas oportunidades en las que el Rey vio en peligro su vida. Seremos entonces testigos privilegiados de las 24 horas antes de ese evento, casi sin poder escapar de la atmosfera sórdida que cubría los diferentes sectores del Palacio Real.

Hyun Bin realiza un magnífico trabajo en el rol de Jeongjo. Dueño de un gesto adusto, una notable inteligencia y cierto animo revolucionario en sus medidas de gobierno, el monarca no puede dejar atrás el constante estado de alerta, característica que Bin hace propia y la transmite con solvencia mediante su actitud corporal a lo largo de todo el film. Su voz grave transmite seguridad y autoridad, incluso cuando se ve envuelto en situaciones de alto contenido emotivo. Jung Jae-Young, un experimentado actor de cine, se desempeña en su rol de secretario personal con la misma solvencia que Hyun Bin en el protagónico. Las escenas en la que se ven involucrados están entre las más logradas del film, ya que en ellas se combina la tensión y la emoción de la historia.

El asesino es interpretado por Cho Jung-Seok, quién ya se había lucido el año anterior en la exitosa “The Face Reader”. Su papel le exige más compromiso con lo gestual que con los diálogos en sí, y pese a que no deslumbra, sus intervenciones logran que nos quedemos atentos a la pantalla para saber cual será su próximo movimiento. Las damas reales son interpretadas por Han Ji-Min (Rooftop Prince) y Kim Sung-Ryoung (The Heirs). Pese a estar en lados opuestos del poder, ambas mujeres harán lo imposible para lograr su cometido, no dudando en poner su vida y la de los demás en juego.

The Fatal Encounter” resultó más atractiva de lo que esperaba, y pese a que algunas escenas no logran explotar todo el potencial dramático de la historia original, el equipo realizó un trabajo muy meritorio. Es casi imposible abstraerse de la tensión que domina la trama y que se incrementa a medida que nos acercamos a la hora clave, momento en el que se ejecutará el plan pergeñado por las facciones traidoras. No es casual la buena recepción que tuvo por parte del público local, producto quizás de un elenco con figuras populares, la lograda recreación de época y el componente de suspenso de la historia. Dicho lo propio, los invito a que se hagan un espacio en alguna de estas noches para sumergirse en esta trama de intrigas palaciegas.


Like it? Share with your friends!

Hiroshi

Amante de la literatura, el cine y todo aquello a través de lo cual se sublime la condición humana. Mirando a Asia pero con los pies firmes en Latinoamérica.