[Cine Japonés] «The Floating Castle» Samurais al ataque


The Floating Castle (のぼうの城) es un drama con tintes históricos, en el que también se intercalan pequeños gestos de comedia. Es una costumbre muy arraigada en la cinematografía nipona el hecho de combinar varios generos en uno, y esta película no es la excepción.

El argumento de The Floating Castle se desarrolla en la Era Sengoku (alrededor de 1590), etapa histórica en la que los conflictos entre señores feudales eran más que habituales y la relación entre la política y el poder militar era sumamente estrecha.

Narita Nagachika, un militar, se propone defender el castillo de Oshi con tan solo 500 hombres. Frente al él nos encontramos con el enorme ejercito del invasor Toyotomi Hideyoshi, que ostenta una fuerza de 20.000 soldados. Hace unos años, con 300 hombres y una historia espartana se hizo una gran película. Esto puede ser posible también con 200 más y en clave japonesa, aunque las comparaciones no sirvan para mucho.

La película tiene escenas en las que Toyotomi hace muestra de su gran poder con un brutal ataque a través del agua, lo que fue considerado como un hecho suficiente para herir la sensibilidad del publico japonés meses apenas de pasado el tsunami. En razón de ello en su momento se pospuso el estreno.

Trailer: moviecollectionjp

La dirección de The Floating Castle está a cargo de Shinji Higuchi e Isshin Inudo quienes trabajan de manera conjunta, mientras que el guión cuenta con la letra de Ryo Wada.

El casting se integra con los nombres de Mansai Nomura (The Yin Yang Master) Nana Eikura (Life Back Then o conocida por Yuko en el dorama Lady Teacher of the Night) y Hiroki Narimiya (quien interpreta a Phoenix Wright en Gyakuten Saiban). Entre otras figuras con Tomomitsu Yamaguchi y Koichi Sato.

En este caso nos encontramos con una propuesta diferente que creo vale la pena ver.

Redacción: Hiroshi © 2019 Todos los derechos reservados a Xiahpop®


Like it? Share with your friends!

Hiroshi

Colaborador de Xiahpop en temáticas culturales. Entusiasta del cine y la literatura asiática. Torpe ejecutor del «gaman», el arte japonés de la paciencia. Desde Argentina miro Asia con el objeto de rescatar de lo milenario todo aquello que reinterpretado a través de nuestras raíces latinoamericanas nos permita hacer una mixtura enriquecedora, un doble dialogo en el tiempo y el espacio