Pese a los avances tecnológicos y la economía fuerte de Japón, la brecha entre hombres y mujeres en el campo laboral sigue siendo uno de sus mayores problemas sociales.

En esta nota repasamos algunos casos que dan muestra de ello y determinan que Japón ocupe una posición tan pobre en el foro de igualdad de la mujer en el trabajo.

Cuando la científica japonesa Haruko Obokata publicó su supuesta investigación sobre las células STAP y todo el mundo estaba emocionado por lo que se había descubierto, en su país de origen, Japón, se emocionaron porque ella llevaba un delantal de ama de casa japonesa, un delantal bonito, kawaii, convirtiéndola en una especie de Barbie con pipeta por la prensa nipona.

Haruko Obokata, utilizando un delantal de ama de casa tradicional.

Al descubrirse que los supuestos descubrimientos de la científica eran una farsa el mensaje dejado por los medios de comunicación en Japón fue drástico “las mujeres bonitas no pueden ser científicas”.

La elección del delantal por parte de Obokata no era al azar, sino que era algo bastante inteligente porque en Japón una mujer debe ser por definición kawaii lo cual constituye su única moneda social y serlo está definido por ser extremadamente femeninas, que hablen en voz alta, cantarina, que usan gestos y expresiones infantiles, y que nunca, nunca desafíen a un hombre en ninguna circunstancia convirtiéndose en arquetipo de una mujer sumisa y ama de casa perfecta. Lo que vaya en contra de eso como ser ambiciosa, tener deseos de avanzar en su trabajo o ser independiente es tachado automáticamente de ser demasiado “Agresivo” y mal visto por la conservadora sociedad de país del sol naciente.

Recomendado: 4 cosas que las mujeres no pueden realizar en Japón

En el foro por la igualdad de la mujer creado por el banco mundial Japón ocupa el puesto 144 esto es visible cuando aproximadamente un 70% de las mujeres dejan el trabajo cuando se casan para convertirse en amas de casa.

De todos los cargos importantes a nivel empresarial al igual que a nivel gubernamental apenas son el 3% ocupado por personas del sexo femenino y muy pocas mujeres se dedican a la política, simplemente por no ser bien visto por la sociedad esto unido a que las mujeres en promedio ganan un 30% menos que los hombres en cualquier cargo.

A pesar que del gobierno Nipón intenta hacer reformas o también llamadas “Womenomics” que apuntan a mejorar la situación de la mujer en los empleos como disminuir las brechas salariales entre ambos sexos o apuntando hacia los juegos olímpicos de Tokio.

Recomendado: Protestas en Japón contra el uso de tacones altos

El día 17 de junio del año 2014 la representante de la asamblea metropolitana de Tokio Ayaka Shiomura, que milita en el partido de centro-derechista “Partido Democrático de Japón” daba un discurso sobre la importancia de legislar sobre de los derechos laborales de la mujer mientras hablaba frente a los miembros de la Asamblea, representantes que son militantes del Partido Liberal Demócrata, el actual partido gobernante, la insultaron gritándole frases tales como «¡Deberías casarte y dedicarte a tener hijos!”, «¡¿Acaso aún puedes tener hijos!?”La representante tras hablar frente a los otros políticos salió visiblemente afectada por los insultos que le lanzaron, días después los mismos representantes que la insultaron le pidieron disculpas frente a la asamblea.

Agresor pidiéndole disculpas a la asambleísta. Imagen: Jiji Press—AFP/Getty Images

Recomendado; El ministro Koizumi es el primero en Japón en tomarse licencia por paternidad

Para ser kawai se debe ser lindo, indefenso; es lo mismo que nos hace proteger las cosas lindas o quedarnos viendo durante horas videos de mascotas tiernas, pero parece que lo kawai es difícil de respetar, esto se demuestra al ver como otros políticos insultan a una mujer por el simple hecho de no estar casada ¿Acaso por no estar casada la mujer pierde respetabilidad por trabajar y no estar casada? La respuesta por mucho de los hombres japoneses es sí.

Recomendado: Asiáticas en la lista de 100 mujeres más poderosas de Forbes

A pesar que Abe intenta mejorar las condiciones de trabajos de las mujeres imponiendo a las empresas que tengan guarderías y una cantidad mínima de trabajadora, el real cambio que se deben hacer son a la sociedad para hacer que a la misma confié en las mujeres y las deje de estigmatizar como el sexo débil. Esto no solo debe ser en Japón si no que debe ser un cambio mundial, porque hombres y mujeres somos capaces de realizar lo mismo ese debería ser el mensaje para nuestras niñas y niños.

Fuente: USA today | medium | japantimes.co.jp | The GuardianBBC  | Redacción: Chidori | © 2020 Todos los derechos reservados a Xiahpop®