Ginkgo, el árbol leyenda de Asia


Los árboles y flores en todo el mundo siempre estuvieron asociados a leyendas y mitos. Hoy vamos a conocer sobre el conocido como “árbol dorado” en China, el cual se llama realmente Ginkgo Biloba, un “fósil viviente” único en su especie.

Leyenda del Ginkgo biloba

“Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo atrás, los árboles que habitaban la Tierra, tenían voluntad de moverse a donde quisieran. Un día los árboles decidieron desafiar al viento, diciendo que eran tan fuertes y flexibles que ni el más terrible huracán podría arrancarles las hojas. El viento se enojó y desató un temporal. Los árboles de hojas finas se refugiaron, mientras que los de hojas anchas siguieron con su desafío. El viento sopló con mucha fuerza, hasta  arrancar las hojas de los mas soberbios. Pero este viento no tenía límites, también arrastró otros animales y plantas. Un árbol de hojas finas notó una nube de mariposas azotadas por el viento, que estaban a punto de morir, sintiendo pena por ellas, salió de su refugio y las abrazó con sus ramas, perdiendo todas sus hojas pero firme a su idea de protegerlas. Todas las mariposas encontraron refugio, y cuando paró el viento, pudieron volar libremente. Los árboles no podían moverse ni huir, porque habían transformado sus pies en raíces para no ser arrastrados por el huracán. El viento pensó que vivir siempre sin hojas era un castigo exagerado, pero aquellos arboles vanidosos no podrían olvidar nunca que, a causa de su orgullo, cada año llegaría el invierno y perderían todas sus hojas. Al llegar la primavera siguiente, a todos los árboles les brotaron hojas nuevas, menos a aquel de hojas finas que había salvado a las mariposas. El árbol estaba muy triste, pero fue sorprendido cuando regresaron las mariposas, que al verlo así, se posaron en él para hacerle de hojas, agradecidas por haberles salvado la vida. Nunca nadie había visto un árbol tan hermoso. Hicieron esto tantas veces durante tanto tiempo que las mariposas llegaron a convertirse en hojas de verdad y así nació el Ginkgo”

Ginkgo Biloba, un fósil viviente

El Ginkgo es un árbol con muchos nombres: árbol de los 40 escudos, árbol dorado, árbol de las pagodas, Árbol de la Vida y, uno de los más conocidos, “fósil viviente”. No significa que sean árboles eternos, el apodo se debe a que esta especie, que tiene antepasados antes que los dinosaurios, se ha mantenido igual genéticamente a lo largo de los años.

Es por eso que es único en su especie, único representante sobreviviente de un grupo muy inusual de plantas no florecientes, que apareció hace al menos 270 millones de años. El ginkgo ha conservado rasgos a lo largo de millones de años, como las hojas en forma de abanico, que no se ven en ninguna otra especie de plantas sobrevivientes.

El famoso “árbol dorado” de 1400 años

Ginkgo es un árbol originario de China. Y uno de los ejemplares más famosos, se encuentra en el templo budista “Gu Guanyin”, China. Este Gingko cuenta con casi 1.400 años de antigüedad.

Hay un pico de turistas en otoño que solo van allí a ver la caída de las hojas con forma de abanico de este épico árbol. Podrán ver bellas postales que muestran todo el suelo ‘bañado’ de hojas, dando una sensación de que el suelo se volvió dorado.

Sobreviviente de la bomba nuclear

Su longevidad se debe a su gran resistencia a insectos, hongos y plagas. Pero no solo a eso, esta especie ha sobrevivido a algo más poderoso como una bomba nuclear.

Los ginkgos fueron uno de los pocos seres vivos que sobrevivieron a la explosión del bombardeo atómico de Hiroshima en 1945

Fuertes a las altas temperaturas, resistentes a periodos de glaciación. Sin duda el Ginkgo es el árbol más fuerte del mundo…

Créditos: lavanguardia + cosasdealf + higherperspectives (foto) + Sam@Xiahpop


Like it? Share with your friends!

Samanta Farias
De Buenos Aires, Argentina, CEO y fundadora de Xiahpop. Amante de la cultura asiática. Periodista, Event Planner, Fotógrafa y futura Docente.