Las Idols y la cultura Kawaii

Hablemos sobre cultura kawaii. La pregunta del millón ¿por qué las idols tienen tanto éxito?

Las Idols (aidoru) se han convertido en una parte importante, no sólo del JPop, sino de la cultura japonesa. Se  caracterizan por tener una peculiar manera de hablar y asumir características específicas de comportamiento. Perfectamente aceptadas y promovidas por la sociedad japonesa moderna.

Su existencia ha influido en la personalidad de las adolescentes en Japón en los últimos años, dando impulso al estilo kawaii. Este estilo se refleja en la manera de hablar, vestir y de ser en general. Influyendo también en los movimientos modernos de las Gals y la población joven ordinaria.

 

Origen del término idol

En 1963 se estrenó una película francesa protagonizada por Sylvie Vartan y Charles Aznavour cuyo título “Cherchez L’idole” se tradujo en japonés como “Aidoru wo sagase” (En búsqueda de una idol).

La película se convirtió en todo un éxito y la estrella adolescente Sylvie Vartan fue invitada a Japón para convertirse en una celebridad como cantante.

Un empleado de la discográfica que promovió el lanzamiento de Sylvie sugirió a un productor crear artistas “idol-pop” como un nuevo género de música en Japón. El objetivo era una renovación del kayokyoku (música moderna) de la época, promoviendo la creación de ídolos adolescentes y dando origen al término Idol.

Significado del término idol

El término Idol tiene componentes muy interesantes y de origen muy diverso, desde el punto de vista religioso, lingüístico y comercial.

La palabra “Idol” es inglesa, pero los japoneses la dividieron en los términos “I” (yo) y “Doll” (muñeca). En japonés la palabra se escribe “aidoru” donde “ai” (amor) le da un sentido más especial al término cuyo concepto sería “una muñeca amorosa o adorable”.

Esta definición tiene un origen informal basado en el juego de palabras llamado “dajare” (o “pun” en inglés).

Suelen conectarlas con la imagen de las religiosas shinto Miko (un grupo de adolescentes religiosas que proveen servicio a los templos sintoístas). Las idols entonces deben cumplir las características de Kiyoku, tadashiku, utsukushiku (pureza, honestidad y belleza con sensibilidad).

Esto implica una imagen inocente (kawaii) y por ende infantil. Por lo tanto las idols deben estar alejadas de cualquier conducta inmoral o escándalo que pudiera dañar su imagen de pureza.

Aunque no lo crean, la imagen Idol se hizo popular como una forma de rebeldía de la mujer japonesa

Históricamente, a la mujer se la educaba desde pequeña para ser una buena esposa y una buena madre,ryousai kenbo.

En una sociedad con características machistas, las mujeres desarrollaron un medio de escape a la subordinación que sufrían. En los 80′s adoptaron el estilo kawaii en su manera de hablar y de vestirse. Con esa actitud renunciaban al orden impuesto de ser adultas, convirtiéndose en niñas eternas.

Esta nueva generación desarrolló su propia manera infantil de hablar de acuerdo a los estándares tradicionales de la sociedad para la mujer. Pero renunciando a la madurez que involucraba subordinación hacia los hombres.

Este estilo fue contribuido con el desarrollo de la mercadotecnia y productos como “Hello! Kitty” (kitty-chan) así como con el desarrollo de las idols. Las cuales representaban esa emancipación de las mujeres al orden social establecido.

Las chicas de la generación de los 80’s crecieron viviendo y siendo parte de ese “esquema de rebeldía.” Llegando a convertirse en mujeres adultas que continuaron hablando y comportándose como niñas.

De subversivo a popular: decadencia del termino idol original

La rebelión se esparció en la sociedad de tal forma que perdió su atractivo subversivo. Llegando incluso a ser considerado un artífice de dominación masculina, sobre todo ante los ojos de críticos occidentales.

Sin embargo para la mujer japonesa, el estilo kawaii representó un estatus de “felicidad eterna.” Una liberación de otros estigmas asociados a ser consideradas oban o kuso-babaa. Evitando tener que cumplir las expectativas de ryousai kenbo al alargar más su juventud. Todo ello en contra de las normas sociales establecidas.

A mediados de los 90’s las nuevas adolescentes estaban en desacuerdo con el estilo kawaii de sus mayores y comenzaron a criticarlas. De pronto, toda clase de personas comenzaron a llamarse idols. Cantantes, modelos de revistas, comediantes, tarento (conductoras), etc. Dando origen a toda clase de idols y desprestigiando el nombre a fin de obtener beneficios comerciales.

El término se degradó a tal punto que la palabra idol se convirtió en sinónimo de “modelos desnudas” y se perdió la esencia original del concepto. La figura idol, en el concepto tradicional, desapareció casi por completo y se refugió en algunos géneros como el seiyuu del anime y en idols locales o de menor importancia.

Ante este escenario surgieron las post-idols como la cantante Ayumi Hamasaki. Imponían un estilo más moderno y profesional con características comunes a las estrellas Pop occidentales.

Estas nuevas post-idols proponían un estilo mucho más moderno, bailes sofisticados y vestuarios con estilo cool o “kakkoii.” Abandonando la forma de hablar kawaii y el uso de vestuarios coloridos e infantiles.

Las nuevas post-idols crearon una nueva visión en la forma de ser de las adolescentes. Repercutiendo en una nueva forma de emancipación. Y dando origen a las “Gals” (gyaru).

El Hello!Project y el resurgimiento del movimiento Idol a finales de los 90’s.

Con el desarrollo de las post-idols se crearon nuevos estilos musicales más acordes con la modernidad. Y con la influencia de occidente, en particular de USA.

La población adoptó esas nuevas influencias como positivas y renovadoras ante la proliferación de pseudo-idols que se habían diseminado por todos los medios comerciales.

En este ambiente de desamparo y desprestigio hacia el término idol siguieron existiendo algunas en los ambientes seiyuu ligadas al anime shoujo y a eventos para Otakus. Hasta que en 1998 el productor y vocalista de SharanQ, Tsunku, se convirtió en artífice del programa de TV Asayan. Y creó la primer organización idol en mucho tiempo.

Morning Musume y el Hello!Project tomaron una fuerza inesperada, pero creíble en la población, pues los adultos recordaron los tiempos dorados de los 80’s cuando las idols ocupaban un lugar preponderante en el entretenimiento familiar.

Las niñas y adolescentes que habían continuado en la tradición kawaii por las series de anime shoujo se adaptaron a la nueva realidad y se retomó el concepto Idol en la definición tradicional, creándose units y graduaciones. Las cuales no se veían desde los 80’s.

Se reestructuraron los nuevos fans los cuales incluían nuevos jóvenes así como adultos que vivieron la mejor época idol. El enfoque familiar llegó hacia las nuevas chicas adolescentes, las cuales reafirmaron su inclinación por el estilo kawaii al igual que sus mayores y se creó un nuevo impulso al movimiento en general.

El movimiento idol estaba de regreso, pero ahora tenía que convivir con las influencias kakkoii modernas existentes.

Actualmente, ambos estilos viven en perfecta armonía. Aunque parezcan muy opuestos, las chicas kawaii suelen vestir de forma kakkoii, y las kakkoii pueden tener actitudes kawaii sin que ninguna se sienta amenazada por la otra.

Proyecto 48

La cultura Idol evolucionó de la mano del señor Yasushi Akimoto, creando grupos numerosos de chicas que se presentan en teatros en cada ciudad de Japón (y ahora en Asia) por grupos o Team‘s. Su lema es “las Idols que puedes conocer” y ha tenido un éxito mayor de lo esperado.

AKB48 es el grupo con más éxito de los últimos años, ya sea un conjunto o sus units. Siguiendo sus pasos sus grupos hermanos NMB48, SDN48, SKE48,  y los nuevos países que se unen como Malasia, Taiwan, Tailandia y China invaden los charts, revistas, estaciones de radio y televisión.

Utiliza el estilo kawaii para casi cualquier fantasía masculina (y femenina también), y se va expandiendo en forma casi alarmante!

 

Personalmente, desde mis inicios con el J-Pop, me atrajeron ambos estilos, que tienen que ver con la imagen y no con el talento.

No importa con cual te sientas identificada. Japón es una máquina de fabricar ambas cosas.

Fuente: Yumeki Mag



Encargada de iniciarlos en los sutiles recovecos del idioma y la cultura japonesa (como para que no se manden ninguna burrada al cruzarse con un nipón), y especialista en las divas del porno cute, es la responsable de llenar Xiahpop con flores de sakura y sacar el yuri que hay en tí (aunque seas hombre).


A %d blogueros les gusta esto: