Un día en Arashiyama, Kioto: el destino preferido de la corte imperial


Al oeste de la ciudad de Kioto, antigua capital del Imperio Japonés, se encuentra Arashiyama en el area de Sagano.

Esta zona de Kioto es conocida por sus bosques de bambú pero tiene muchos más lugares para visitar.

A continuación voy a compartir mi experiencia en Arashiyama (en el mes de marzo) mientras les cuento un poco de su historia ¡No dejen de leerla si están preparando su viaje a Japón!

Apenas bajamos de la estación nos encontramos con este mapa con los lugares recomendados para visitar. En un día puedes visitar los más destacados. Foto: Miki Farias

¿Cómo llegamos a Arashiyama? Desde la estación de Kioto con la línea JR Sagano a la estación de Saga-Arashiyama son 15 minutos. Con el tranvía Randen desde la estación Omiya hasta la estación Keifuku-Arashiyama en 20 minutos. También hay muchos autobuses que salen de la estación de Kioto hasta Arashiyama.

Bosque de Bambú

Probablemente el lugar más conocido de Arashiyama, el preferido para tomarse fotos pero también el más bello para respirar paz.

El impresionante camino de bambú en Arashiyama. Foto: Miki Farias

Un camino lleno de enormes bambús con cientos de años. Honestamente no creo que haya fotos que logren representar lo impresionante que es estar ahí.

Cerca de la estación pueden rentar un kimono o yukata y sentir que viajan en el tiempo. Foto: Miki Farias

Esta abierto las 24 hs, es gratuito y desde la estación de Arashiyama tienen entre 10 y 15 minutos. Pueden guiarse tranquilamente por los carteles para llegar allí.

Templo Tenryuji

Este impresionante templo en el centro de Arashiyama, Kioto fue construido en el año 1339 y su atracción principal es el Jardín Zen del Siglo XIV (en Buenos Aires pueden encontrar el Jardín Japonés de similares características).

Entrada al templo Tenryuji.
Foto: Miki Farias

El templo Tenryuji fue creado para aplacar el alma del fallecido Emperador Go-Daigo, literalmente significa “Templo Celestial del Dragón” y el dragón hace referencia al alma del emperador.

Los ume enmarcando los diferentes pabellones del impresionante templo que es Patrimonio de la Humanidad. Foto: Miki Farias

Es la sede de la escuela Rinzai del Budismo Zen y si se animan también pueden aprovechar para degustar la cocina vegetariana del templo Zen.

Las cristalinas aguas del siempre verde Jardín Zen del templo.
Foto: Miki Farias

Pueden llegar en solo desde 10 minutos caminando a pie desde la estación Arashiyama. Sigan las indicaciones que es muy sencillo acceder. Más información sobre horarios y precios de tickets: http://www.tenryuji.com/en/

Templo Seiryo-ji

Seguimos el recorrido por algunos de los templos más bellos de Arashiyama. En este caso estamos ante uno de los más antiguos ubicado en el distrito de Saga.

Si llegan en primavera pueden sacar estas bellas fotos y disfrutar de la paz de este sitio y sus hermosos jardines. Foto: Miki Farias

Un poco más lejos de la estación (si me preguntan honestamente no tengo la menor idea de como llegue) se encuentra este templo que tiene una impresionante puerta de madera.

Ya desde el principio este templo genera una gran impresión. Foto: Miki Farias

Al no ser de fácil acceso no llega tanta gente así que hagan el esfuerzo, caminen mucho y no dejen de disfrutar de este lugar que esta repleto de tesoros nacionales de Japón entre los que se destaca un gran buda de madera de 1000 años de antigüedad.

Pasajes siempre verdes y pabellones de madera que muestran la antigüedad de este templo. Foto: Miki Farias

Este templo esta a 1 kilómetro de la estación Arashiyama por lo que van a tener que caminar bastante para llegar. Les aseguro que recorrer todos esos caminos valdrá la pena.

Templo Gioji

Si bien hay muchísimos templos para visitar en Arashiyama voy a terminar con la lista de templos con una recomendación: la visita a Gioji.

¿Qué tiene de particular? En este caso el verde esta por todos lados ya que tiene un hermoso jardín cubierto completamente de musgo. Y rodeado de arces gigantes que le dan esa sensación de cuento de hadas.

Las fotos no hacen justicia a la belleza de este templo ubicado también bastante lejos de la estación. Foto: Miki Farias

Gioji, un sub-templo del Templo Daikakuji, es un convento budista con techos de paja y enorme serenidad que data de finales del sigo XIX.

La historia cuenta que el templo fue creado por la bailarina Gio que tras ser abandonada por un noble se transforma en monja budista. Foto: Miki Farias

Para llegar pueden guiarse por las indicaciones. Si bien esta a 20 minutos de la estación les recomendamos hacer el largo camino empinado y aprovechar para pasear por las hermosas calles del distrito de Saga. Más información sobre horarios y tickets: http://www.giouji.or.jp/

Calle tradicional Saga-Toriimoto

Una vez que crucen todo el parque de bambú podrán llegar a las calles más tradicionales del distrito de Saga.

Los locales suelen rentar yukatas para vivir la experiencia completa. Foto: Miki Farias

Rodeado de templos sintoístas y budistas, tiendas de sake y artesanías (muchas en bambú) será como un viaje en el tiempo que les aseguro que van a disfrutar.

Artesanías locales en la calle tradicional. Foto: Miki Farias
El saque conservado en la entrada de las casas, templos y tiendas. Foto: Miki Farias
Modernidad y tradición. Máquinas expendedoras en las calles más tradicionales de Japón. Pudimos adquirir esta botella de la famosa gaseosa en su edición especial Kioto. Foto: Miki Farias.

Se trata de una calle preservadas desde el periodo Meiji que se recorre en solo 10 minutos y que culmina en un templo budista/cementerio.

Rodeado de montañas y árboles se conserva el espacio como en el período Meiji. Foto: Miki Farias

La calle esta a 20 minutos de la estación Arashiyama, pueden ir en jinrikisha (vehículo/carruaje a tracción humana), en bicicletas (se pueden rentar) o a pie. Todas las experiencias te permiten el contacto directo con la atmósfera de este espacio.

Puente Togetsukyo

Otra de las postales de Kioto, especialmente en temporada de cerezos. El puente Togetsukyo, la calle principal de Arashiyama y el río Oigawa.

Con el río y las montañas de fondo es uno de los lugares preferidos de Japón para respirar aire puro. Foto: Miki Farias

El Puente Togetsukyo (significa “La luna cruzando puente”) con 155 metros de largo cruza a lo ancho el río Oigawa y se encuentra allí desde el año 1606.

Hay una leyenda en Kioto que dice que a los 13 años todos los chicos deben cruzar el puente para llegar al templo Horin-ji y al regresar no deben mirar hacía atrás para conservar toda la sabiduría adquirida al visitarlo. Foto: Miki Farias

Del otro lado del puente pueden visitar el parque de Macacos, en este caso las personas se encierran en una jaula y los macacos salvajes se acercan a comer a las rejas de la jaula. No soy muy afín a este tipo de actividades que perturban la naturaleza así que preferí cruzar el puente para comer uno de los típicos helados de matcha.

Helado de Matcha bajo las flores de cerezo y a la orilla del río. Foto: Miki Farias
Helado de Matcha y Crema a la orilla del empedrado río. Foto: Miki Farias

Si tienen ganas de aprovechar y comer en la calle principal que termina en el puente, tienen innumerables restaurantes y puestos callejeros para probar algunas de las delicias de Kioto.

Restaurantes a la orilla del río. Foto: Miki Farias

Además de los innumerables productos de matcha también recomiendo probar las donas de tofú. Mi elección para almorzar fue un restaurante con vista al río, el precio era moderado-caro pero la experiencia es inolvidable.

Cocina tradicional japonesa en los restaurantes a orilla del río Oigawa. Foto: Miki Farias

No dejen de llevarse un recuerdo de algunas de las decenas de tiendas de artesanías a lo largo de la calle principal (siempre repleta de gente, más en fin de semana).

No dejen de pasear por la calle principal antes de cruzar el puente: Foto: Miki Farias

Para los amantes de las emociones más extremas, pueden dar un paseo en bote sobre el río.

Para los que se animen a remar (y para los que no) algunos de los tipos de botes disponibles para rentar. Foto: Miki Farias

A 5 minutos de la estación, pasen una tarde inolvidable en Arashiyama. Si tienen muy poco tiempo (y dinero) para ir a Kioto con solo visitar el puente y la calle principal su impresión de este distrito ya será magnífica.

Tren escénico de Sagano

Para el final del recorrido dejo una visita especial para aventureros en medio de la montaña. No recomendable para quienes temen a las alturas.

El vagón completamente abierto para quienes buscan sentir la naturaleza bien de cerca. Foto: Miki Farias.

El tren que sale de la estación de Sagano es un vehículo antiguo reformado para paseos turísticos. Creado especialmente para una tarde de “romance” mientras los japoneses van en pareja, los extranjeros van en grupos de amigos y familia.

Algunas de las vistas desde el tren de madera que va por la ladera de las montañas. Foto: Miki Farias

Cada estación es una maravilla, en el recorrido se puede pasar por entremedio del follaje, en primavera se puede disfrutar del florecer de los cerezos y en invierno de la nieve.

No llegué a ver los cerezos pero me tocó un día soleado, imposible no disfrutar del paseo. Foto: Miki Farias

Es una ruta de 25 minutos desde la estación Saga hasta la estación Kameoka mostrando la belleza escénica de Hozukyo en cada una de sus estaciones. Les recomiendo hacer ida y vuelta para ver bien los paisajes de cada lado.

Más información sobre horarios y tickets: https://www.sagano-kanko.co.jp/en/

¿Les gustó este paseo por Arashiyama? No dejen de visitar este lugar si planean un viaje a Kioto, les aseguro que quedará grabado en sus recuerdos para toda la vida.

Fuentes: japan-guide, japanwonder, japonismo, kyotokiss, insidekyoto | Redacción: Miki Farias © 2019 Todos los derechos reservados a Xiahpop®


Like it? Share with your friends!

Miki Farias

Fundadora de XIAHPOP. Escribo hace más de 10 años, productora de eventos, periodista, diseñadora y editora. No puedo vivir sin música, chocolate y café. Desde muy pequeña me gustó investigar sobre culturas diferentes a las mías y allí descubrí que mi lugar preferido del planeta esta bien lejos de mi casa. Amor infinito a Asia Oriental, intentando siempre mostrar las diferencias con respeto.

0 Comments