Corea del Sur anunció que por primera vez desde 1953 suspende las campanadas de Bosingak programadas todos los años para el comienzo de año nuevo.

Un año atípico termina, y Corea del Sur se encuentra en la segunda ola de la pandemia por el virus COVID-19. Como muchos países que están siendo afectados por esta segunda ola, Corea del Sur ha decidido tomar algunas medidas para evitar que el virus se propague. Algunas de ellas incluyen la suspensión de un evento tradicional que se realizaba desde el año 1953.

Leer más: ¡Así comenzó el 2020 en Asia Oriental!

Las autoridades surcoreanas confirmaron la llegada de la nueva cepa del COVID-19 y esto reforzó aún más las medidas que ya se estaban tomando.

Nuevo año 2021 sin Bosingak

Por un lado, un clásico como es las tradicionales campanadas a las doce en el pabellón Bosingak, han sido suspendidas como evento presencial y solo se podrá disfrutar en formato online, en un pre-grabado del sonar de las campanas. Será la primera vez que se cancele la ceremonia del campanario, desde que comenzó la tradición en 1953.

«Fue una decisión tomada después de considerar el reciente aumento en el número de infecciones por Covid-19 en la ciudad», dijo un funcionario del Gobierno Metropolitano de Seúl.

Entre otras medidas, para Navidad y Año Nuevo, el gobierno prohibió las reuniones de más de cuatro personas en el área metropolitana de Seúl y cerró las estaciones de esquí y otros lugares turísticos.

«Observaremos la situación durante la próxima semana y decidiremos si ajustamos las medidas de distanciamiento social antes del 3 de enero, cuando terminen las medidas especiales de cuarentena para las vacaciones de fin de año», dijo el ministro de Salud, Kwon Deok-cheol, en una conferencia de prensa.

Leer más: La Muralla de Seúl, símbolo de la fortaleza de un país

Fotos:  seoul_official + 김영철 | Fuente: koreajoongangdaily + milenio + Yonhap | Redacción y traducción: Samanta Farias  | © 2008 – 2020 Todos los derechos reservados a Xiahpop®