¿Qué fue lo que hizo que Kenzo Takada atravesara espacios que nadie había habitado hasta ese momento? ¿Por qué llega un talento tan singular, en un tiempo determinado, a ocupar ese lugar en blanco que hasta allí, nadie había percibido como vacío?

Simplemente porque todo lo ve de manera diferente. La ruta de la imaginación va más allá de la mirada común, eso es el ADN de un espíritu creativo. De alguien que ve el juego del espacio y las formas en otra dimensión.

Pero es la trama sobre la que ese mensaje se entrega, la que crea el contexto de la impronta del autor.

Kenzo siempre quiso que sus diseños mostrarán el lugar que el color, la estructura y la proporción tenían para su mirada única. Pero sobre todo el color. El rojo.

PIERRE VAUTHEY (GETTY IMAGES)

Recomendado: [Análisis] El look de BLACKPINK en «How You Like That»

La memoria es parte del proceso creativo, la clave es saber usarla bien.

Takada llegó muy joven a París, en un momento que Japón no podía darle ninguna posibilidad. Luego de la guerra no había opciones para esas imágenes llenas de color, en su tierra. Pero Kenzo nunca olvidó a Japón.

Paris en cambio, estaba yendo camino a la explosión de talentos.

Como suele suceder luego de la trascendencia y el público conocimiento, nos enteramos de los comienzos difíciles, del esfuerzo, del momento de soledad o la angustia por la que transitan los que se animaron a intentar.

Para él sin dinero hubiera sido muy complejo, sin esa creatividad mostrar la memoria oriental.

Lo hizo desconcertando, deconstruyendo lo que todos conocían. Presentando sus kimonos con telas simples del mercado ST. Pierre y sus tejidos traídos de Japón. Y logró llamar la atención.

JOËL SAGET (AFP)

Visto a la distancia y con el éxito como telón de fondo, se convierte en una anécdota para el público o en inspiración para otros.

Pero justamente esas son las estrategias de las mentes talentosas: mirar y ver distinto. 

El París de  1970 que todavía sentía muy cerca al Mayo Francés, abrazó esa libertad  y Elle lo llevó a su portada. A partir de allí tuvimos la gran oportunidad de disfrutarlo.

Pero el talento también se cultiva, se entrena, se crean técnicas, continúa creciendo y estallando en esa estampa que siempre vamos a reconocer, en la superposición de tejidos, en la desafiante proporción que nos seguirán trayendo al maestro Kenzo Takada,  sonriente como siempre, brillante en su creación.

Gracias por siempre, hemos aprendido mucho.

https://www.instagram.com/p/CF7aTBoF-5N/

Sobre la autora:

Claudia Spinelli es arquitecta de interiores y diseñadora, además es la creadora de varias tiendas de indumentaria entre las que se destaca Define Emotion con líneas inspiradas en el K-pop y la Hallyu. Fue Profesora de Historia del Mueble e Historia del Arte en ABM y otros establecimientos educativos, fue asesora de imagen para Easy-Cencosud, colaboradora en la Revista Casa Country, Diseños y presentaciones Casa FOA y cuenta con los Posgrados en Visual Merchandising Open University Massachusetts en Estados Unidos, Plan de MKT y Desarrollo de Nuevos Productos en la UBA y Marketing de la Moda en Universidad de Belgrano.

Más información lamaserena.com y instagram.com/define.emotion