Jigokumon o La Puerta del Infierno es una de las películas que se pudieron ver en el ciclo de cine “Encuentro con Machiko Kyô” ¡Te contamos más de este clásico del cine japonés!

Este evento está organizado por el Ministerio de Cultura, con el Complejo Teatral de Buenos Aires, y Fundación Cinemateca Argentina, junto a The Japan Foundation, el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón y el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y que se está proyectando en la Sala Lugones.

De qué se trata «La Puerta del Infierno»

Nos encontramos con una historia situada en la época feudal de Japón, donde un samurái llamado Moritoh conoce a Lady Kesa y queda perdidamente enamorado de ella, pidiendo su mano en matrimonio. Pero ella ya está casada con un samurái de mayor rango llamado Wataru Watanabe, que además es Guardián de la Puerta.

Moritoh no cesa en su deseo, el cual se convierte en obsesión, sin importarle cuantas veces Kesa rechace sus pedidos.

Una historia fuera de lo común

La película en principio podría parecer una trama sencilla de celos y pelea por el orgullo herido, pero toca otros temas y de una manera no muy común. La actuación del elenco, el cual era más teatral en esa época, sabe dar la nota con la historia que están contando. Se nos presentan de manera interesante y bastante novedosa en varios aspectos. 

Por un lado, está el obsesionado Moritoh, que cae en la tentación, no escucha ningún tipo de razón y que lo único que quiere es tener a Kesa, sin importarle sus sentimientos, buscando solo cumplir su capricho.

En contraste está Wataru, que representa la serenidad, buscando ser conciliador y pacífico en todo momento, dejando de lado cualquier tipo de pelea innecesaria, y mostrándose siempre atento y cariñoso con su esposa.

Ella se presenta como una mujer que en principio se ve dócil, para terminar mostrando una fuerte determinación, tanto en su rechazo ante las palabras del otro samurái, como en su amor a su esposo y en su decisión para terminar de resolver el conflicto.

Una obra de arte

Otros puntos importantes son los hermosos fondos, decorados y principalmente la fotografía que estuvo a cargo de Kohei Sugiyama, el cual convirtió a la cinta en una verdadera obra de arte, utilizando además la iluminación como un elemento que ayudó a narrar la historia y explicó mejor a los personajes.

La producción fue un éxito tanto de crítica como de público, recorriendo diferentes festivales y premiaciones por todo el mundo, ganando la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el premio a Mejor película extranjera en el Círculo de Críticos de Nueva York, el Gran Premio en el Festival de Locarno, el Oscar a Mejor Vestuario y el Oscar Honorario a Mejor Película Extranjera, por su parte Machiko Kyô se llevó el premio a Mejor actriz extranjera en los Premios Jussi.

Una joya de la cinemateca japonesa

La cinta estrenada en 1953 es una joya de la cinemateca japonesa que pertenece a la segunda era dorada del cine del país, la cual duró toda la década de los 50. Fue dirigida por el cineasta Teinosuke Kinugasa, uno de los pioneros del cine de su país.

Entre los protagonistas está Machiko Kyô en el papel del objeto de obsesión de Moritoh, quien fue interpretado por el actor Kazuo Hasegawa, mientras que el papel del esposo recayó en Isao Yamagata.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es N1InPyw.jpg

Cr: Free Journa, Cine Maldito, Film Affinity ©2008-2021 XiahPop | Todos los derechos Reservados | All Rights Reserved

Link relacionado: