Hoy viajamos a Kyoto a través de la aclamada obra del autor japonés Yasunaro Kawabata, titulada «Lo Bello y lo Triste».

Las vacaciones se convierten en ese periodo del año en el que tomamos las riendas de nuestro tiempo libre. Nos damos el gusto de dedicarnos a esas cosas que quizás el resto de los meses habían quedado relegadas. Yéndonos al mundo de las letras, compartiré hoy con ustedes mi impresión sobre un libro clásico, escrito por una de las figuras más notables de la literatura japonesa moderna.

Recomendado: Novelas japonesas adaptadas al cine

Lo bello y lo triste

Lo bello y lo triste” (美しさと哀しみと) de Yasunari Kawabata, es una pequeña pieza que vale su peso en oro. Pese a ser una novela corta logra transmitir un conjunto muy variado de emociones y sensaciones, muchas de ellas en constante conflicto. Confieso que me llevó un par de páginas acomodarme. Sin embargo, luego de un tiempo, la lectura se volvió fluida y comencé a disfrutar de la pluma de este magnifico escritor.

La historia

Oki Toshio es un novelista de considerada fama que años atrás vivió un intenso romance con quien en ese momento era tan solo una jovencita, Ueno Otoko.

Convertida décadas después en una afamada pintora asentada en Kyoto. Los destinos de estos dos amantes se volverán a cruzar un poco por obra del recuerdo, la casualidad y la necesidad de revitalizar pasiones dormidas. Sakami Keiko, una joven irreverente y discípula de Ueno, se convertirá en la piedra del escándalo. Generará un entramado de emociones y situaciones que involucrará a cada uno de los personajes. El potencial destructivo de su accionar, disimulado por su belleza hará que todo confluya en ella aunque la responsabilidad le sea esquiva.

El rol de la literatura y la pintura en la obra

Inevitable es no cursar ciertas páginas donde el erotismo se vuelve casi un factor excluyente. Kawabata apela a su sentido de la estética para entregarnos fragmentos tan ambiguos como explícitos. Pequeñas dosis de belleza nipona.

La literatura y la pintura también cumplen un rol importante en el desarrollo de la trama. Más aun porque nos permiten conocer aspectos no del todo confesos de los protagonistas. Las inquietudes que los asaltan en su rol de artistas no son más que una manifestación de sus temores e inseguridades como seres humanos. El nudo existencial que los ata a las pasiones que los rodean.

Un recorrido por Kyoto

A su vez “Lo bello y lo triste” constituye un pequeño recorrido por Kyoto, una de las ciudades más bellas de Japón y centro de la antigua capital nipona.

Cada uno de los capítulos se convierte en una experiencia sensorial, pues tenemos la posibilidad de recorrer parte de su geografía de la mano de los protagonistas. Sus templos, jardines ornamentales e incluso la costa destinada al entretenimiento de los más jóvenes tienen su espacio en las páginas de esta novela. Llegando a veces a un punto en el que casi podemos sentir el aire que rodea ese ambiente signado por la naturaleza y la tradición. Kawabata es medido en las descripciones y no hace abuso de recursos estilísticos. Reposa su riqueza en la simplicidad de la que se vale para describir cada uno de los lugares. En muchos casos tomamos nota del escenario por lo que este genera en los personajes.

Llevaba mucho tiempo con ganas de leer algo de Yasunari y este pequeño libro se convirtió en una excusa perfecta parar entrar en su mundo. Se convierte en un locuaz ensayo sobre los celos, la vida marital y el tumultuoso devenir de las relaciones ocasionales. Lo bello y lo triste se convierte en un libro que debe ocupar un lugar en nuestra biblioteca.

Imagen Portada: planetadelibros.com | REdacción: Hiroshi ©2008-2020 XiahPop | Todos los derechos Reservados | All Rights Reserved