Un terremoto de 7,5 en la escala de Richter afectó a la isla de Sulawesi el 29 de septiembre y un posterior tsunami impactó en las costas con oleajes de hasta los 2 metros de altura.

Ya se cuentan como más de 1.200 personas fallecidas tras el sismo y posterior tsunami que azotaron la isla indonesia de Célebes. Continúan las operaciones de búsqueda y la policía intenta evitar saqueos.

La policía decidió detener a 35 personas por robar computadoras y dinero, staban tolerando los saqueos de comida y bebida.

«Los primeros días no había negocios abiertos. La gente tenía hambre.»

La gente todavía sigue esperando que la distribución de comida llegue a todas las personas que están realmente desesperadas:

«El gobierno y el presidente vinieron pero lo que realmente necesitamos es comida y agua»

Así quedó Palu, una ciudad de 350 mil habitantes.
(EFE)

El ejército indonesio dirige las labores de rescate.El distrito montañoso de Siri Biromaru, al sureste de Palu, es de difícil acceso y los socorristas tienen que llegar a pie para rescatar a las víctimas.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estima que son 191.000 las personas que necesitan ayuda humanitaria de emergencia, entre ellas 46.000 niños y 14.000 personas mayores.

Al mismo tiempo, los equipos de rescate trabajaban contrarreloj para hallar supervivientes y sacarlos de entre los escombros.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

Fuente: AFP via elcomercio.pe