Japón lo confirma: los gatos reconocen su nombre


Tal vez era sabido o sospechado por aquellos que tienen gatos en sus casas pero ahora es científicamente comprobado: los gatos reconocen su nombre cuando les hablamos pero, a veces, simplemente prefieren ignorarnos.

Para llegar a esta conclusión Atsuko Saito y sus colegas de la Universidad de Sofia, Tokio, observaron el comportamiento de 78 gatos domésticos y gatos de cat cafes.

El estudio consistía en que los gatos debían escuchar diferentes palabras  y entre ellas se encontraba su nombre, éstas eran dichas por sus dueños y otras veces por los investigadores.

Relacionado:Maneki Neko, el gato japones que trae suerte

Cuando los gatos escuchaban sus nombres se detectaban diferentes comportamientos como el movimiento de las orejas, la cabeza, la cola, entre otros; pero a medida que pasaba el tiempo y el estudio continuaba éstos perdían el interés y dejaban de reaccionar a su nombre.

Según el estudio los gatos domésticos aprendieron que cuando se les llama por su nombre son generalmente recompensados con comida o simplemente con afecto. Esto hace que le den un “significado” diferente en comparación con otras palabras incluso si lo dice un extraño.

Relacionado: Estudio japonés revela que los gatos reconocen voces conocidas

Digo “significado” porque Saito expresó que no hay evidencia que demuestre que los gatos le den un significado a las palabras que les decimos, ni siquiera a sus nombres.

La ciencia lo confirmó, nuestros amigos felinos (domésticos) reconocen su nombre; si no hacen caso cuando los llamamos es simplemente porque nos ignoran. 😂

Si queres saber más sobre ellos haz clic aquí, y encontraras muchas notas interesantes.

¿Cómo se llama tu gato o gata? Las mías se llaman Pressia y Elide ¡Los leo en los comentarios!

Foto: Easter Ross Vets; Cats Protection;The Week UK|Fuente: WXYZ; The Japan Times| Redacción y traducción: Magui Solodovsky | © 2019 Todos los derechos reservados a Xiahpop®


Like it? Share with your friends!

Magalí Solodovsky
Vivo en Buenos Aires, Argentina. Mi mundo se basa en la literatura, los videojuegos, la música. el deporte, familia y amigos. Intento construir un planeta mejor en todos los aspectos posibles; aunque parezca imposible y haya mucho por hacer, no me doy por vencida.