El café (커피) en Corea déjalo correr: la moda del café en Corea

El café corre por mis venas, y no es una metáfora, yo diría que es literal, tomo alrededor de dos tazas por día y no puedo (no quiero) cambiar este hábito. Todo me viene bien: el expreso, el cortado, el capuchino, el frapuccino, el latte etc. En fin, amo la cafeína, mi droga ¿sana?

 

Como buena amante del café, cumplí el objetivo de visitar la mayor cantidad de cafeterías que pude en el mes de estadía que estuve en Corea.

Fue imposible no recordar videos musicales, notas leídas y programas de TV vistos, y descubrí que la fascinación que tienen por esta infusión llega a altos niveles. Parecería que tener una cafetería es todo un negocio en Corea. Me tenía que sacar la duda. Y por fin, luego de vivirlo llegué a la misma conclusión que llegan todos: los coreanos no aman el café ¡están locos por el café! Y de eso se trata esta nota, del furor de la cafeína en Corea del Sur.

Antes de comenzar esta nota comencé a visitar varias páginas de turistas y de extranjeros que viven en Corea del sur, y todos comentaban los mismo: el café esta de moda. Pero yo me pregunto… ¿Asia no era el continente del te? ¿como llegó esta delicia occidental al país?

A principios de los años 50 el café era solo para la gente rica, el pueblo no tenía acceso a esta exquisitez, es por eso que hasta se llegó a crear un mercado negro del café instantáneo que traían ilegalmente las tropas de estados unidos a la península. Luego de que el mercado se abriera al exterior, los coreanos absorbieron esta costumbre y comenzaron a beber como locos (y no hablamos del alcohol, eso nos llevaría otra larga nota).

Pero si nos ponemos a analizar mas a fondo el éxito del café en Corea, llegamos a concluir que no se debe a la infusión en si, sino mas bien al lugar, al edificio, a la cafetería. ¿Como explicamos esto? Los coreanos no suelen invitar a la gente a sus casas: amigos, familiares, compañeros de trabajo, nadie mas que los habitantes del hogar, penetran el umbral de la casa de un coreano (o por lo menos la mayoría lo evita), esto es porque son reservados con su vida privada, con sus objetos personales. Y la cafetería es el lugar perfecto para charlar con toda esa gente que no quieren o pueden llevar a su hogar: ambiente tranquilo, música de fondo y por supuesto: cafecitooo~~ (lease con voz de Moni Argento) de por medio. Es normal leer y escuchar entonces que el coreano no paga por el café, paga por el espacio.

Cuando los coreanos comenzaron a notar que tener una cafetería era un negocio redondo, el mercado creció, mas, mas y maaaaaas. Ahora es uno de los que mas dinero mueve y no sorprende ver una cafetería atrás de otra. Y no solo hablamos de negocios pequeños de cuatro mesas, grandes marcas como Starbucks, Angel-in-us, Hollys Coffee, Coffee Bean, Tom n Toms, Caffe Benne, Paris Baguette, A Twosome Place y Pascucci fueron a marcar territorio y a plantar la semillita de café en el país oriental.

Ahora, al haber tantas, hay que marcar diferencia ¿no? es por eso que el hablar de cafeterías temáticas no es algo raro en Corea, por ejemplo citamos a Livingcat, una cafetería donde no solo se va a tomar café sino que al estar plagado de gatos, la gente va a pasar un rato con ellos, a acariciarlos y a jugar con los felinos. Obviamente siguiendo ciertas reglas para una convivencia feliz de gato-humano.

También existe la versión perruna, la cafetería Popo Miru, donde podes llevar a tu perro o simplemente visitar los que están ahí.  He aquí un video que nos muestra el lugar donde los perros hacen lo que quieren ¡poder perruno!

Y así tenemos otros casos, como los de la “Daily coffee 121” abierta las 24 horas, “Café Yaang” con su peculiar decoración de ovejitas, una dedicada a Hello Kitty, “Bookcafe” una cafetería biblioteca, “Seven Springs” un lugar todo reciclado y plagado de plantas, “Coffee Shop Hanoel” lugar para los amantes de la música lleno de instrumentos, las cafeterías dedicadas a las famosas citas a ciegas y mas cosas.

 

Y no puede faltar la cafetería que fue la escenografía de la famosa novela coreana “Coffee Prince” que tiene mas de una sucursal. He aquí fotos del lugar:

Las empresas coreanas de entretenimiento, ni lerdas ni perezosas, también tienen sus cafeterías. Por ejemplo Cube, que en estos momentos está en reparación. Woolim abrirá muy pronto tambien una en el edificio de la empresa.

En general las cafeterías son dedicadas a las mujeres, que son las mas absorbidas por esta moda hasta el extremo de andar por la calle con vasos vacíos de Starbucks en la mano (no, no es chiste), y como la mayoría del público femenino, es mas que exigente con respecto a la estética, por eso es tan importante la decoración del lugar. Ademas los coreanos descubrieron que para sumar adeptos, el decorar las tazas de café, también ayuda bastante, es aquí donde el famoso latte art se hace presente. Hacer dibujos en las tazas es la clave del éxito en Corea.

Hay baristas que estudian y practican para llegar a ser profesionales en el tema. Por ejemplo, ¿recuerdan a Yuri de Girls’ Generation en el video de Into the new world? ella nos muestra que este trabajo lleva tiempo y esfuerzo.

Los coreanos, como ya sabemos todos, son algo especiales y su café también lo es. Para los que conocen la cultura coreana saben que su vida va a mil por hora, es decir todo tiene que ser rápido y cuando digo rápido, es a la velocidad de la luz. Un coreano se estresa si la comida tarda en llegar, si el internet es lento y, por supuesto, esperar a que el café se enfríe es algo mas que tedioso, por eso el sorbete con el que lo beben es finito y doble y se supone que esto hace que se enfríe mas rápido antes de llegar a la boca. Y para ser un coreano con todas las letras no le pongas ni un grano de azúcar a tu café, ellos aman tomarlo sin nada.

Y no podemos terminar esta nota sin antes mencionar a los famoso discos vibradores que nos avisan cuando nuestro café esta listo. Luego de hacer tu pedido y abonar, te entregan uno, lo dejas en la mesa y  cuando nuestro pedido esta hecho comienzan a hacer luces y vibrar, ademas tienen el numero del cliente que se proyecta en un marcador digital. Todo cómodo, organizado y rápido.

En pocas palabras, Corea es un país que esta poseído por el amor al café, que consume ya sea en el sin fin de cafeterías con toda su parafernalia o simplemente lo bebe frío en latitas como si fueran gaseosas o cerveza sacadas de una maquina expendedora o compradas en un supermercado.

Si sos amante del café y queres ir a Corea, no te preocupes que no te va a faltar y estate contento de descubrir un nuevo mundo con olor a cafeína. Chau, me fui tentada a tomarme un cafecito de media mañana.

Créditos: eurowon + Eat Your Kimchi (youtube) + nariasia + visitkorea + sleepwalkingintokyo + ok-soju + sparklette + Sam@Xiahpop



De Buenos Aires, Argentina, CEO y fundadora de Xiahpop.
Amante de la cultura asiática. Embajadora de la cultura coreana en Argentina nombrada por la Embajada coreana en el 2015.
Periodista, Fotógrafa, Estudiante de Veterinaria y futura Docente.


XiahPop

XiahPop

A %d blogueros les gusta esto: